Todo lo que Tenés que Saber del pH Vaginal

¿Sabías que la vagina se limpia a sí misma secretando fluidos naturales y manteniendo un pH saludable para estimular el crecimiento de bacterias buenas y evitar las bacterias dañinas?

Increíble…¿no? Es por esto, que es importante cuidar el ambiente vaginal, para que funcione de manera correcta.

copa menstrual ph vaginal

Antes que nada… ¿qué es el pH?

El pH es una escala de acidez y alcalinidad. Las medidas van de 0 a 14: un pH inferior a 7 es ácido y un pH superior a 7 se considera alcalino. Un pH vaginal saludable está entre 3.8 y 4.5, por lo que la vagina es más saludable cuando tiene un nivel de pH ácido.

¿Por qué el pH es importante para la salud vaginal?

Una vagina ligeramente ácida genera un entorno perfecto para que bacterias buenas ayuden a mantenerla limpia y saludable. A su vez, la mayoría de las bacterias dañinas tienen dificultades para sobrevivir en un entorno ácido.

Mantener controladas esas bacterias dañinas no solo es importante para la higiene y la comodidad, sino también para ayudar a evitar infecciones y enfermedades. Un nivel de pH superior a 4.5 puede volverte más susceptible a la vaginitis o inflamación del tejido vaginal, que puede ser causada por infecciones como la vaginosis bacteriana y por hongos (la causa más común de flujo vaginal anormal) o irritación de productos de gestión menstrual.

5 cosas que pueden alterar tu pH vaginal y cómo evitarlas

Hay muchos factores que pueden afectar el equilibrio del pH vaginal, pero acá te contamos qué cosas tener en cuenta para evitarlos!

1. Ducha vaginal: Algunas mujeres pueden sentir que necesitan limpiar el interior de sus vaginas con agua o limpiadores; esto no es necesario ya que tu vagina se limpia sola. Incluso el agua corriente tiene un pH de 7, muy por encima del ideal ácido que queremos, y las fragancias que se usan en algunas duchas vaginales pueden irritar la vagina. Lavar la parte externa de la vagina (la vulva) es todo lo que se necesita. Si notas un olor fuerte o desagradable, consultá con tu ginecólogo ya que podría ser un síntoma de posible infección.

2. Relaciones sexuales: el pH del semen está entre 7,1 y 8, por lo que introducirlo en la vagina puede provocar un cambio en el equilibrio. Si experimentas irritación después de tener relaciones, intentá usar preservativos para evitar alterar tu equilibrio.

3. Menstruación: la sangre tiene un pH de 7,4, por lo que durante tu período, el pH es elevado. La mayoría de los cuerpos pueden soportar la diferencia, pero algunos encuentran que son propensos a contraer infecciones durante o después de la menstruación. Prestá mucha atención a tu secreción en este momento para detectar cualquier cambio repentino y, si usas jabón íntimo, asegurate de que tenga un pH equilibrado y lo suficientemente suave como para ayudarlo a mantener una vagina sana.

Te puede interesar: ¿Qué dice el color de tu sangre menstrual?

4. Tampones: Los tampones no solo absorben la sangre menstrual, sino que absorben también gran parte de los fluidos naturales de la vagina. De esta manera, el ambiente ideal vaginal se ve alterado, y esto hace que las bacterias buenas no mantengan el pH equilibrado dando a las bacterias malas una superficie sobre la que crecer.

Por el contrario, con la copa menstrual, que contiene la sangre en lugar de absorberla, evitás este problema. La copa no altera el pH ya que están hechas de silicona de grado médico, por lo que tu equilibrio natural está protegido.

5. Lactancia materna o menopausia: Nuestras hormonas, especialmente el estrógeno, juegan un papel importante en mantener nuestras vaginas saludables y nuestro pH ácido. Cuando las mujeres amamantan o comienzan la menopausia, los niveles de estrógeno son bajos, lo que a veces resulta en afecciones como atrofia vaginal y provoca un pH más alto. Si estás amamantando o atravesando la menopausia, hablá con tu médico sobre las soluciones para mantener tu pH en el rango correcto.

Prestar mucha atención a tu cuerpo es una parte importante para evitar alteraciones en tu pH o infecciones; dicho esto, recordá que es normal que la consistencia y el aroma de tu secreción cambien a lo largo del ciclo menstrual.

Si tenés algún síntoma, siempre te aconsejamos que consultes con tu médicx.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados


Artículos relacionados